Qué hacer cuándo estás subida en la Emoción

Esta es una de las preguntas más frecuentes en mis sesiones y es una de las preguntas qué más necesitamos resolver, ya que hay personas, como fue mi caso, que no saben gestionar sus emociones y de ahí las cargas emocionales que arrastramos en nuestra vida.

Y es que compañera, somos humanos y como seres racionales y emocionales que somos podemos desaprender para aprender diferentes herramientas de Autoconocimiento.

Herramientas que te ayudarán a canalizar y regular tus emociones para comenzar a vivir en armonía, desarrollando tu crecimiento personal y en conclusión siendo más feliz, que al final es de lo que se trata, de la felicidad de cada uno de nosotros.

Hoy por hoy considero que cada situación, obstáculo, conflicto o simplemente momentos de mi día a día son pequeños retos en lo que voy aprendiendo algo nuevo y por consiguiente mejorando para ser la mejor versión de mí misma.

¿Cómo puedo canalizar esas emociones una vez que estoy  sumergida de lleno en ellas?

Tiempo Fuera

No presiones ni  te empeñes en tomar decisiones o hablar en el momento que creas que te encuentras subida en la emoción, toma tu tiempo para que los síntomas y signos de la carga emocional  comiencen a bajar para que luego no haya arrepentimientos de ningún tipo.

Obsérvate

Observa qué emoción es la que sientes, dónde la sientes, cómo la sientes, que ha provocado esos primeros signos de carga emocional… Qué percibes en tu cuerpo, que señales te están llegando.

Evalúate

Canaliza preguntándote…

¿Qué es lo que realmente me ha enfadado, dolido…?

¿Es tan importante como para que me enfade, me sienta triste…?

¿Mejorará las cosas el que yo me enfade, me entristezca…?

En este punto valora si quieres actuar de la manera en que lo estás haciendo o no, al mismo tiempo estás poniendo palabras a todo lo que te está sucediendo.

Acción Correctiva

Pregúntate si podrías ser más efectiva realizando las cosas de otra manera, si existen otras maneras de actuar, qué acciones puedes llevar a cabo para cuidar tus necesidades.

Utiliza parches para enfriar la situación, como por ejemplo salir a tomar el aire, realizar ejercicio físico, respirar… se trata de bajar nuestro nivel de carga emocional para evitar llegar a la “explosión de la emoción”.

Desahógate

Desahógate con personas que no pertenecen a la situación o contexto en el que se ha provocado la carga emocional.

Vomitar verbalmente en ese momento todo lo que te duele, te limita, te enfada, te angustia… con otra persona te ayuda a liberarte emocionalmente, bajando también el nivel de la carga emocional.

Pide de manera asertiva

Pida sin miedo y de manera asertiva si así lo crees, exprésate si es lo que necesitas, desde la comprensión hacia la otra persona, la aceptación, con empatía y mostrándole como te sientes.

Aprende a observar la emoción en el otro. Observa al otro, observa en qué punto está dentro de su emoción, compréndelo preguntándote qué estará sintiendo esa persona para….

Aprende a ver más allá en el otro

Cuando comienzas a ver a la persona y comprendes que trae una historia de vida consigo que conllevan a unas actitudes y maneras de ser, comienzas a desarrollar más la llamada empatía y de esta manera será más sencillo comprender, aceptar y perdonar al otro y a ti misma.

Apóyate en un Profesional si lo crees necesario

Si lo crees necesario, pide apoyo a algún profesional. Yo lo necesité y acudí a él ya que me di cuenta que venía arrastrando cargas emocionales que estaban enquistadas y necesitaba trabajarla más profundamente.

Cuando nos encontramos sumergidos en sentimientos de culpa, víctima y resentimientos los verdaderamente perjudicados somos nosotros mismos, de aquí la importancia de aprender a gestionar de manera sana nuestras emociones.

El Proceso a llevar a cabo cuando nos encontramos subidos en una emoción es como todo en la vida compañera, hablo de aprendizaje y práctica, sin olvidarnos de que somos humanos y que podemos continuar aprendiendo e ir mejorando en cada situación.

Vivimos momentos incómodos en muchos momentos a lo largo de nuestra vida, sin embargo son momentos, procesos que si los gestionamos o abordamos de manera sana lograremos  el crecimiento, el aprendizaje, el bienestar y el amor, ese sentimiento del que parte todo.

Como ya sabes,  siempre te hablo desde mi experiencia, y desde aquí puedo decir que si yo he aprendido a gestionar mis emociones y continúo mejorando cada día que pasa de mi vida, tú también puedes.

Una vez que ya sabes y tienes las herramientas sólo hay que pasar a la acción y ponerlas en práctica en tu vida, en tu día a día.

Bueno compañera, una vez más espero que este artículo te aporte y te sume algo, si sabes gestionar tus emociones cuando estás plena bullicio de la emoción ¡¡genial!!

Si por el contrario es un proceso que crees que tienes que trabajar ¡¡manos a la obra!!

Por último y como siempre te digo, si quieres comentarme cualquier cosa o simplemente mandarme un saludo, por aquí estoy.

Un abrazo enorme,


Sandra Muñoz
Experta en Coaching e Inteligencia Emocional

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Sandra Muñoz Escobar (Sandra Muñoz)
Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
DESTINATARIOS: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
DERECHOS: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: info@sandramunozcoach.com.
INFORMACIÓN ADICIONAL: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos y mi política de privacidad aquí.

Compartir
Twittear
Compartir