Cómo Gestionar tus Emociones

La palabra emoción significa energía en movimiento. La emoción es la energía del pensamiento en acción. Es un fenómeno fisiológico, cognitivo, social y cultural.

A mí me gusta definir las emociones como la energía que nos hacen sentir, esa energía en movimiento que nos recuerda cada día que estamos vivos.

Muchas personas dicen que no quieren sentir miedo, enfado o tristeza… entonces… mi pregunta es la siguiente, ¿quieres vivir?

Muchas otras comentan que ellas lo único que quieren es estar alegre, sin problemas, sin preocupaciones, y entonces mi pregunta es… ¿quieres vivir?

Quiero decir con esto, toda emoción es necesaria en nosotros, cada una de las emociones viene unos segundos para informarnos de algo, y nosotros somos los que tenemos que saber qué hacer con la emoción.

Lo que implica ser capaz de canalizar nuestras emociones identificándolas, expresándolas de modo adecuado, realizar una buena lectura de las mismas y darle la salida adecuada.

Las emociones son necesarias, sólo hay que aprender a realizar una buena gestión de las mismas para no quedarnos enganchados a ellas y llegar a la carga emocional.

La emoción se caracteriza por ser una alteración del ánimo de corta duración y de mayor intensidad que un sentimiento. Son neutras, no tienen ni carga positiva ni negativa, es el pensamiento el que tiene esta carga.

Se basan en el presente, están influenciadas por el pasado y ejercen influencia en el futuro y pueden producirse por el recuerdo (pasado) y por el futuro deseado.

El sentimiento, por otro lado, es el resultado de la emoción más el pensamiento, por lo tanto este es más duradero y es el que lleva la carga positiva o negativa.

Las Emociones Básicas son las siguientes: La Tristeza, el Enfado, la Alegría, el Miedo, el Asco y la Sorpresa.

Nos movemos en función de la emoción, esta me indica que tipo de conducta me va a identificar, desde lo que sé de mí.

Realizar una buena lectura de mi emoción me preparará para la acción, para el movimiento, por el contrario si no llevo a cabo una buena lectura de mi emoción me paralizará.

Entre las Funciones de la Emoción…

  • Te prepara para la acción
  • Es una señal para ti
  • Te recuerda que estás vivo
  • Es el termómetro de tu estado
  • Es el termómetro de los demás
  • Te ayuda a tomar decisiones
  • Te sirve para conocerte y aprender
  • La emoción unida a la razón te lleva a la acción plena

Acciones  a tener cuenta ante las Emociones

Tristeza

Se produce cuando sufrimos algún tipo de pérdida a nivel afectivo o laboral, cuando se producen cambios en nuestra vida.

No trabajar esa resistencia al cambio te lleva a un estado emocional de apatía, quedándote anclada en ese momento, en la tristeza, en la pérdida, llegando a perder el sentido de la vida.

Por lo que… Acepta, llora la tristeza, gestiona el cambio, pasa el duelo, permítete sentir la tristeza, las tristezas se lloran y desde aquí levántate con más fuerza, reconoce y acepta los cambios para así poder comenzar a tomar decisiones y caminar de nuevo.

La tristeza es sana y el trabajo está en permitir esa tristeza sin llegar a quedarte anclada a ella para no crear un sentimiento de víctima y autocompasión excesiva.

Llevar a cabo una sana gestión de esta emoción te llevará a potenciar una seguridad interna beneficiosa para ti.

Enfado

Se produce cuando nos sentimos ofendidos por una pérdida de poder, cuando nos sentimos amenazados o cuando creemos que algo o alguien han superado nuestros límites.

Nos informa de nuestra conducta con respecto a nosotros o con los demás. Si no gestionamos el enfado se producen sentimientos como la ira, el resentimiento o la culpa…

Por lo que… Marca y supera tus límites, en ti y en los demás, asume tu responsabilidad, aprende a expresarte y decir lo que sientes de una manera asertiva, da tiempo al otro y a ti misma para poder hablar desde la tranquilidad y empatía, y no cuando estés subida en la emoción, para así equilibrar, para no quedarte enganchada en la emoción, para poder exteriorizar lo que te molesta de manera sana y constructiva…

Alegría

Nos informa del entusiasmo que sentimos por cualquier motivo que te haga feliz y es la que te motiva a tomar acciones para lograr tus metas, tus retos diarios…

La alegría también se gestiona ya que si no se canaliza bien puedes encontrarte en una “falsa euforia”, la cual tiene una gran subida, y una gran bajada también, dónde puedes llegar a tomar decisiones de las que luego te arrepientas.

Por lo que… camina hacia tu meta, disfruta de la experiencia, celebra una vez alcanzados los objetivos, márcate nuevos retos, aprende a disfrutar de las pequeñas/grandes cosas, no te apegues al resultado sino a la experiencia, vive con entusiasmo y pasión para aprender, para crecer, para tu bienestar.

La alegría es una emoción que potencia en ti la capacidad de superación.

Miedo

La información que nos da el miedo es de seguridad y protección. Aparece cuando sentimos que estamos en peligro y nos vemos amenazados.

El miedo provoca acción, si por el contrario el miedo nos paraliza durante todo el tiempo se produce un estado emocional de pánico, apareciendo la cobardía y una baja autoestima.

La no gestión del miedo te lleva al estado de pánico o por el contrario a evadir toda situación que te de miedo y esto no es realizar una buena gestión de tu emoción.

Si el miedo no se canaliza bien pasa a ser una carga emocional que llega a ti en forma de ansiedad, inseguridad…

Por lo que… toma acción ante el miedo, busca recursos, establece estrategias y recuerda que tener miedo y afrontarlo es de valientes no de cobardes…

Asco

El asco nos da información de rechazo, de expulsión, nos informa de algo que no nos agrada. Sentimos asco cuando algo atenta contra nuestros valores.

Si no realizamos una buena gestión de esta emoción lo más probable es que nos quedemos enganchados emocionalmente apareciendo una conducta de intolerancia y una carga emocional de repugnancia, alejándonos de personas y situaciones.

Por lo que… Disóciate de las conductas de las personas que no te gustan como actúan o se comportan, disocia la conducta de lo que es la persona en sí, para continuar creciendo y aprendiendo, respetando el proceso de cada uno.

Sorpresa

Nos da información de descubrimiento, orientación. Me habla de oportunidad de aprendizaje, esta emoción va de la mano del miedo.

Si no realizas una buena gestión de esta emoción te puede llevar al bloqueo inesperado, al shock.

Si el estímulo es positivo, nos orientará positivamente, por el contrario si es negativo, lo hará negativamente.

No todas las sorpresas gustan a todo el mundo por igual 😉

Por lo que asume riesgos, mantente abierto al aprendizaje, valora, se creativa…

Como has podido ver, cada emoción aparece para traernos información, y todas son necesarias.

Si no canalizas cada emoción de manera saludable, pasan a convertirse en cargas emocionales, y entramos en sentimientos insanos perjudicándonos a nosotras mismas y quedándonos ancladas en ellos.

Y mi pregunta ahora es la siguiente compañera… ¿Sabes realizar una buena gestión de tus emociones? Tanto si tu respuesta es afirmativa como negativa… ¿Cómo lo haces?

Ahí dejo la pregunta compañera, si quieres puedes contestarme y así poder saber algo más sobre ti.

Espero que este artículo te aporte y te sume  algo y ya sabes cualquier cosa, por aquí estoy.

Un abrazo enorme,


Sandra Muñoz
Experta en Coaching e Inteligencia Emocional

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Sandra Muñoz Escobar (Sandra Muñoz)
Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
DESTINATARIOS: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
DERECHOS: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: info@sandramunozcoach.com.
INFORMACIÓN ADICIONAL: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos y mi política de privacidad aquí.

Compartir
Twittear
Compartir